¿Qué es?

Esta novedosa tecnología ofrece la posibilidad al paciente de eliminar definitivamente un tatuaje de forma segura, eficaz y en pocas sesiones (independientemente del color que se haya usado para el mismo). Del mismo modo, puede aplicarse para lesiones pigmentadas benignas de la piel y sin tener que realizar técnicas invasivas.

Todo esto es posible gracias a que contiene diferentes longitudes de ondas específicas para para cada uno de los colores que pueda albergar un tatuaje o una lesión. Durante su aplicación, el pigmento absorbe la luz del láser y éste se fragmenta en diminutas partículas que son eliminadas por mecanismos fisiológicos.

Aplicación en lesiones pigmentadas benignas

Q-Switched es, además, uno de las técnicas más demandadas para hacer desaparecer las manchas que florecen a causa de la edad o por la exposición continuada al sol (léntigos solares y seniles, pecas o efélides). Normalmente estas manchas están localizadas en las zonas que más se exponen a los rayos solares, es decir, cuello, escote y dorsos de las manos. 

En este sentido, la luz del láser es captada por la melanina de la piel (responsable de otorgar el color) y se produce lo que se conoce como “reacción fotoacústica”. Esta reacción destruye los pigmentos y, posteriormente, el sistema inmunológico se encarga de expulsarlos definitivamente de forma natural.

Gracias a que estimula la producción del colágeno natural, conseguirás una piel con un aspecto rejuvenecido, firme y y libre de imperfecciones.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Al igual que ocurre con los tatuajes, dependerá de la ubicación de la mancha y de la profundidad a la que se encuentren los pigmentos. Se puede tener resultado en una única sesión pero normalmente oscilan entre 4 y 6 semanas. 

Láser Q-Switched

Aplicación en tatuajes

Hasta los tatuajes más difíciles y de cualquier tamaño pueden ser eliminados con Q-Switched debido a que permite combinar diferentes fuentes de luz.

¿Qué ocurre cuándo se aplica?

La piel puede mostrar una decoloración y el área alrededor del tatuaje o lesión puede quedar roja enrojecida o inflamada. Esto es totalmente normal y desaparece en un intervalo de tiempo muy breve. Los resultados, de una única sesión, serán visibles entre los 4 y 6 semanas. Será necesario aplicar una pomada antibacteriana y cubrir el área tratada con un apósito.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

El número de sesiones varía en función del tamaño, localización, profundidad y el color. Normalmente, con 5 u 8 sesiones se puede conseguir los objetivos deseados. Estas sesiones deben espaciarse en un intervalo de 4 a 8 semanas para que el cuerpo pueda ir asimilando los cambios.

No obstante, para determinar el número de sesiones se toman en cuenta los siguientes criterios concretos:

  • Tipo de piel: las pieles oscuras requieren más tratamientos
  • Colores del tatuaje: los de color negro son los más fácil de eliminar. Los multicolores requieren más tiempo.
  • Localización: aquellas áreas que tengan una mayor circulación serán más fácil de trata que, por ejemplo, una mano o dedo.
  • Cantidad de tinta: medida tanto por la densidad del tatuaje como si se hizo por un profesional o no.
  • Capas: si un tatuaje fue cubierto por otro se necesitarán más sesiones.
  • Cicatrices: si existe una cicatriz en el tatuaje dificultará el tratamiento, requiriendo un número más amplio de sesiones.

Láser Q-Switched

¡Se acabó lucir un tatuaje que no te agrada de por vida!. Con el Láser Q-Switched podrás decirle adiós para siempre. Pide tu cita sin compromisos y nuestro equipo médico hará un estudio de tu caso personalizado.