toxina_botulinica

¿En qué consiste el uso del BOTOX?

El BOTOX es como se conoce a la toxina botulínica tipo A, la cual es una proteína que provoca la relajación selectiva de los músculos responsables de ciertos gestos faciales innecesarios cuya repetitividad, por lo tanto, determina la aparición de surcos y arrugas estables y profundas. Sabemos cómo usar adecuadamente los tratamientos con BOTOX.

Los tratamientos que se practican con BOTOX se administran mediante microinyecciones en los diferentes músculos que queremos relajar. El tratamiento, en consecuencia, se realiza en no más de 15 minutos. El paciente, por lo mismo, se incorpora de inmediato a su actividad cotidiana.

Es especialmente relevante conseguir un rostro más armonioso y que, por lo tanto, tenga rasgos mucho más luminosos y relajados. Este tratamiento, además, es ambulatorio, por lo que podemos garantizar que sea indoloro.

Beneficios

  • Piel más tersa y luminosa
  • Desaparecen las arrugas
  • Efecto rejuvenecedor

Los resultados

Los efectos comienzan aproximadamente a partir del tercer día de su administración, probablemente llegando a su punto de máxima eficacia en torno a las 2 semanas. Llegado este momento, también se revisará por los doctores para comprobar que el resultado ha sido, por lo tanto, el esperado.

La duración del efecto es aproximadamente de cuatro a seis meses. Para mantener las arrugas disminuidas y evitar la aparición de otras nuevas, se aconseja que el tratamiento se realice 2 veces al año, pudiéndose realizar en cualquier época y garantizando así, sobre todo, que haya resultados satisfactorios.

Nuestros profesionales recomiendan que ejercites las partes tratadas de tu rostro durante unas 2 horas después del procedimiento. Además, lo cual es clave, evita frotarte o masajearte esas áreas al menos las 24 horas siguientes al tratamiento. También te daremos la asesoría requerida para que el tratamiento de bótox tenga resultados a largo plazo.

Tratamientos relacionados

bótox